¿Cómo puede el BCF ahorrar a la industria 1.000 millones de dólares al año?

El formato de colaboración BIM (BCF) puede ahorrar 1.000 millones de dólares cada año a la industria AECO. Este estándar abierto tan infravalorado, sencillo y genial, debería utilizarse mucho más para que nuestra industria pueda aprovechar sus beneficios. Y, no, no es sólo para el modelado de información de construcción (BIM). Así es como usamos Bimsync y BCF para ayudar a ahorrar esos mil millones de dólares.

Según McKinsey, la industria de la construcción gasta alrededor de 10 billones de dólares en bienes y servicios cada año. Sabemos que los procesos digitales eficientes pueden reducir los costes y aumentar la productividad. Gran parte de ello está relacionado con una mejor comunicación entre las diferentes partes interesadas en los proyectos. Supongamos que el perfeccionamiento de la comunicación mejorará las cosas al menos en un 1%, lo que probablemente sea una enorme subestimación. Además, supongamos que el 10% de este 1% tiene que ver con las tareas, los problemas y las decisiones durante el diseño y la construcción de un activo. Si todos los proveedores de software apoyaran el estándar abierto BIM Collaboration Format (BCF), sólo el BCF ahorraría a nuestra industria 1.000 millones de dólares al año.

Un sector fragmentado

Uno de los principales retos del sector AECO en la actualidad sigue siendo su estructura fragmentada. En cada proyecto, numerosas partes interesadas tienen que colaborar y superar diferentes retos y objetivos contradictorios. Para mejorar esta situación, buildingSMART International diseñó el estándar abierto BCF para facilitar la comunicación de las tareas, los problemas, las decisiones, las solicitudes de información, etc., entre el software, las partes interesadas y los silos de información de un proyecto. Básicamente, se trata de dar rienda suelta a una información relevante y necesaria que hoy en día no suele estar disponible. La norma está bien definida, es flexible y sencilla. Es probablemente la norma más potente, pero también la menos apreciada, de las disponibles en la actualidad.

Imagínese que usted es un carpintero en la obra ocupándose de sus propios asuntos, pero al dirigirse a su lugar de trabajo esta mañana, se da cuenta de que hay una red de seguridad suelta alrededor de uno de los huecos de la escalera en el suelo de hormigón. O tal vez, como propietario, usted inspecciona el trabajo en la obra en una determinada sección que se considera completa. O, tal vez, usted es un arquitecto que trabaja en su software de diseño favorito e, inevitablemente, durante el proceso de iteración del diseño, se descubre que el hueco del ascensor debe aumentar de tamaño. En todos estos casos de uso, ¿Cómo se comunican los problemas a las partes  interesadas del proyecto? ¿Por correo electrónico? ¿Mensaje de texto? ¿Una llamada telefónica? ¿Reuniones ad hoc? Si dirige un gran contratista general y tiene 173 proyectos de gran envergadura cada año, disponer de una  base de datos estructurada de todas estas cuestiones diferentes para cada proyecto le permitirá medir el rendimiento de cada obra y le dará la posibilidad de mejorar continuamente sus márgenes.

Diferentes necesidades y diferentes resultados

Todas estas situaciones son muy diferentes, con necesidades y resultados distintos. Sin embargo, todas ellas pueden ser soportadas muy bien con el estándar abierto BCF. Eso es exactamente lo que hace Bimsync, para todos estos casos de uso, sin forzar un determinado conjunto de herramientas, o un determinado conjunto de flujos de trabajo. En su lugar, se adapta a la forma en que trabajas con las herramientas que te gustan.

El carpintero que hace su trabajo en la obra debería poder utilizar simplemente la solución que le gusta a su empresa, para informar sobre su trabajo y sobre posibles problemas de seguridad, independientemente del  proyecto. La aplicación debería ser capaz de comunicarse con el software de proyecto elegido, a través de un protocolo estandarizado (como es el estándar abierto BCF), y no molestar al carpintero con nuevas aplicaciones todo el tiempo. Como carpintero tienes mejores cosas que hacer.

Y lo mismo debería ocurrir con el representante del propietario, el arquitecto y el director general del contratista general. En Catenda hacemos esto realidad con nuestra plataforma Bimsync. Como herramienta de colaboración en el diseño de alta calidad y enfocada, permitimos que cualquier software que exista se conecte y participe en la distribución de problemas, tareas, decisiones, RFIs, etc., a través de BCF. Incluso hemos construido nuestros propios plugins para muchas de las herramientas de diseño más populares, para hacer los flujos de trabajo más fáciles para el contribuyente experto individual en el proyecto.

 

El BCF se extiende a todo lo que no es BIM

El formato de colaboración BIM (BCF) suena como algo que sólo es relevante para los proyectos y las personas que utilizan BIM (Building Information Modeling) en proyectos de construcción. Esto está muy lejos de la realidad. La norma especifica cómo debe describirse un asunto genérico con campos de datos específicos. Por ejemplo, permite adjuntar una fecha de vencimiento a la incidencia de forma que un ordenador pueda  entenderla. Se  puede escribir una descripción de forma libre y añadirla a la incidencia, lo que permite a otro humano comprender mejor la incidencia. O puedes asignar a alguien de tu organización la responsabilidad de la incidencia en sí. Esto también lo entenderá el ordenador, que se convertirá en un tesoro de datos que podrá extraer para mejorar continuamente el rendimiento de su organización. La norma también le permite decidir qué tipo de cuestiones se incluyen en su proyecto, por ejemplo, «tarea», «decisión», «cuestión de seguridad», etc. También le permite decidir qué tipo de estado debe tener cada asunto, por ejemplo «abierto», «hecho», «aprobado», etc., permitiéndole utilizar el flujo de trabajo de su elección.

Aunque nuestro producto principal se llama Bimsync, la mayoría de nuestras operaciones diarias en Catenda no implican BIM directamente, pero nuestro sistema de gestión de incidencias basado en BCF abierto en Bimsync  funciona muy bien para mantener nuestro negocio en crecimiento. Bimsync te permite gestionar las incidencias, cumpliendo al 100% con el estándar BCF. También te permite gestionar documentos y, por supuesto, gestionar y visualizar modelos (BIM). Las incidencias, los documentos y los modelos están perfectamente conectados y contextualizan los datos de una forma muy potente. Por ejemplo, para llevar a cabo nuestras reuniones internas en Catenda, tenemos asuntos del siguiente tipo: «Reunión», «Asunto» y «Tarea». Cada asunto de la reunión estará vinculado a todas las Tareas y Asuntos relevantes, además de detallar el orden del día. A continuación, en cada reunión, repasamos las tareas rápidamente y luego dedicamos tiempo a debatir los temas. Si miramos hacia atrás, tenemos un registro completo de lo que pasamos discutiendo y lo bien que lo hicimos para cerrar las tareas a tiempo.

Ver artículo: Olvida las actas de reuniones y aumenta tu productividad.

Esta es sólo una forma de utilizar el poder del BCF, hay muchas otras formas que se adaptarán a tus flujos de trabajo y te ayudarán a beneficiarte del potencial digital. Si quieres tener tu parte de los mil millones de dólares,  asegúrate de que el software que compres sea totalmente compatible con el estándar abierto BCF, y ponlo todo obsesivamente en tu sistema de gestión de asuntos favorito. BCF es un acrónimo muy corto para un estándar que ofrece resultados ENORMES.

 

 

Håvard Bell, director general de Catenda.

Consent Management Platform by Real Cookie Banner
Salir de la versión móvil